“La Noche de los Bastones Largos” : una Defensa a la Autonomía de las Universidades

Sep
20
2016
El Dr. Juan Alberto Costamagna, académico y ex Decano de la Facultad de Química y Biología, participó del acto de conmemoración de los 50 años de la “Noche de los Bastones Largos”, hecho que aconteció el 29 de Julio de 1966 en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Ese día, autoridades, docentes y estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas de dicha Universidad, se opusieron a la ocupación militar de las universidades siendo desalojados de forma violenta por las fuerzas policiales.

Por: Nicolás Gaona Reydet

 

El Dr. Juan Alberto Costamagna, académico y ex Decano de la Facultad de Química y Biología, participó del acto de conmemoración de los 50 años de la “Noche de los Bastones Largos”, hecho que aconteció el 29 de Julio de 1966 en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Ese día, autoridades, docentes y estudiantes  de la Facultad de Ciencias Exactas de dicha Universidad, se opusieron a la ocupación militar de las universidades siendo desalojados de forma violenta por las fuerzas policiales.

En la época de “La Noche de los Bastones Largos” el profesor Juan Costamagna se desempeñaba como docente graduado de los cursos de laboratorio de Química General y Química Inorgánica en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires.

Era la Argentina de principios de la década de los 60´, en la que “desde las autoridades y hasta el último de los estudiantes estaban involucrados en un desarrollo institucional ambicioso en relación a actividades científicas y tecnológicas”, afirma el profesor Costamagna.

Sus planes como recién graduado del programa de Doctorado y Docente activo de la Universidad, contemplaban a futuro la realización de un post-doctorado en el extranjero para luego continuar con su carrera como académico en alguna universidad “que estaban comenzando a desarrollarse al interior del país”.

Estos planes se vieron “truncados súbitamente” cuando en Junio de 1966 se produce un golpe de Estado en la Argentina que derroca al presidente electo y cuyo gobierno de facto decide intervenir las universidades  el 29 de Julio de ese año. 

El hecho provocó que un grupo de numerosos estudiantes y docentes, en señal de protesta,  ocuparan los edificios de varias facultades, los que en horas de  la noche fueron desalojados de forma violenta por las fuerzas policiales.

El resultado de la intervención – que después sería conocida como “La Noche de los Bastones Largos” por los bastones ocupados por la Policía  Federal para golpear a las autoridades, los estudiantes, los profesores  y graduados de la universidad - provocó la destrucción de laboratorios y bibliotecas, la detención de 400 alumnos y profesores, la renuncia de 1378 docentes y el exilio de aproximadamente 215 científicos que emigraron a universidades latinoamericanas, europeas y norteamericanas. Se produjo la diáspora, que trajo a varios de los profesores y graduados a Chile.

"La sensación  que me produjo el desalojo fue de una profunda injusticia, de un atentado a la cultura, de una manera política de actuar que para nada se aproximaba  a un método civilizado” señala el profesor Costamagna sobre lo ocurrido, que también es considerado como un atentado al desarrollo científico y tecnológico del país vecino.

“Estos conceptos están reflejados en mi carta renuncia al cargo que presenté inmediatamente después que la intervención se concretara de una manera tan inusitadamente bárbara”, continua.

Hoy, recordando lo sucedió hace 50 años atrás, y después de haberse celebrado el acto conmemorativo al que fue invitado el profesor afirma: “lo que estuvo en juego hace 50 años fue la defensa de las instituciones democráticas y la autonomía universitaria, que en esos momentos, fueron suprimidas por la fuerza”.

“El acto conmemorativo representó, para los cientos de académicos involucrados y presentes, un motivo de reafirmación de los valores de defensa de la democracia y de la universidad pública y estatal. Afortunadamente, con el correr de los años el país ha mostrado que ambos pilares están recuperados y vigentes”.

 

 

 

 

 

* Adjunto diploma en reconocimiento al prof. Doctor Costamagna